Follow by Email

domingo, 30 de octubre de 2016

La vela de Mujica está apagada. E investigada, por añadidura.

Durante el gobierno del expresidente José Mujica, el Fondes prestó US$ 43 millones a cinco empresas autogestionadas por sus trabajadores a pesar de que los informes técnicos eran negativos y sugerían fuertes debilidades de los proyectos.




De acuerdo con los informes de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), a los que accedió El País, se realizaron advertencias sobre los préstamos concedidos a Alas Uruguay (US$ 15 millones), Envidrio (US$ 10,5 millones), Funsacoop (US$ 6 millones), Pressur (US$ 6 millones) y Cootrapay (US$ 5,9 millones).

El más lapidario es el de Dyrus, cuyo nombre comercial es Alas Uruguay, hoy con las operaciones suspendidas por falta de rentabilidad debido a la escasa venta de pasajes. "Se derivan importantes debilidades y amenazas", concluía el informe elevado a la gerencia de la Unidad Técnica al que accedió El País.

Según se informa, de la proyección de los cinco primeros meses de funcionamiento ya se estimaban "desfasajes mensuales de US$ 0,5 millones a US$ 1,5 millones". En tanto, en la segunda parte del año se reflejaba una "estacionalidad" que agregaba nuevos desfasajes "en los meses ocho y nueve" de aproximadamente US$ 4 millones.

"Quedan latentes riesgos importantes, derivados justamente de la combinación de factores negativos, que han resultado inviables muchas empresas del sector. Con una escala muy restringida (tres aviones alquilados) y en una región con algunos años de una macroeconomía en declive por delante, se requiere un posterior justificativo de la razonabilidad del proyecto", señala el segundo informe de la gerencia de la unidad técnica del Fondes.

Además se advertía que en América del sur ya comenzaba el "aterrizaje" de las aerolíneas de bajo costo generando "no solo la guerra de precios", sino también de frecuencias y horarios. "Son condición necesaria las estrategias de bajo costo, lo que no es claro es que sea condición suficiente, dadas las ineficiencias a escala", agregaban.

El caso de la imprenta Pressur no es muy diferente al de Alas Uruguay. En 2013, la cooperativa había recibido US$ 6 millones del Fondo de Desarrollo (Fondes), sufrió distintas dificultades y no funcionó desde febrero de 2014. En marzo de 2015, el Banco República informó que tenía intención de rematar su maquinaria.

Los informes técnicos de Pressur indicaban varias dificultades, por ejemplo se relataba que "los vínculos de la gerencia con el sindicato eran por momentos conflictivos". Al momento de otorgar el préstamo, se daba cuenta que "la empresa estaba pasando por una transición difícil hace meses, debido fundamentalmente a las dificultades de exportación con Argentina".

Aunque se señalaba como positiva "la tecnología de punta" para el sector que utilizaba, el mayor problema que experimentaba era "el sobre endeudamiento, equivalente a casi tres veces y media el patrimonio". "Por tanto, se puede decir que no solo la empresa no sería capaz de sostener una situación mínimamente adversa respecto a sus acreedores, sino que además en sus proyecciones se presenta un calendario de cancelación de sus pasivos que no es viable", relataba la Unidad Técnica del Fondes.

Los informes sobre la viabilidad de Funsacoop (ex Funsa), empresa dedicada a la producción de neumáticos que recibió en junio de 2012 un préstamo de US$ 3.546.500 de parte del Fondes, daban cuenta que el proyecto era "viable y sustentable en sí mismo (...) pero no se aseguraba la viabilidad y sustentabilidad de la empresa en el tiempo". Además se hacía hincapié en la "falta de experiencia" que ponía en duda la sustentabilidad de la compañía.

Pese a ello, el préstamo se otorgó y en febrero de 2014 se concedió uno nuevo por US$ 2,5 millones, lo que totaliza US$ 6 millones concedidos por el Fondes. Para esta segunda concesión se tuvo en cuenta un acta de entendimiento firmada por Mujica y el presidente venezolano Nicolás Maduro donde se adjunta un cronograma de abastecimiento de neumáticos, lo que auguraba un 70% más de facturación esperada.

La cooperativa Envidrio recibió un total de US$ 10,5 millones del Fondes en tres préstamos (US$ 5,5 millones en 2012, US$ 3,5 millones en 2013 y US$ 1.5 millones en 2014). El análisis técnico, para el otorgamiento del primero señalaba que aunque el proyecto era "viable y sustentable" representaba "una carga excesiva para la empresa y por tanto no aseguraba el repago de deuda".

En tanto, la cooperativa Cootrapay (ex Paylana) —que cerró en agosto de 2016— recibió del Fondes un total de US$ 5.966.000, de los cuales US$ 3.650.000 fueron en 2012 y US$ 1.800.000 y otros US$ 516.000 en 2014. En el primer informe de la unidad técnica, ya se explicitaba que "la competencia con buenos préstamos y calidad de productos" eran "los puntos críticos". Asimismo, en el último informe de la Unidad Técnica se relataba que aunque se había logrado entrar en mercados como Brasil y Perú, "los pedidos estaban lejos de los mínimos que se desea llegar".

Pese a las debilidades, en todos los casos la Junta de Dirección del Fondes (dependiente de Presidencia) recomendó el otorgamiento de los préstamos.

"La vela prendida al socialismo" del expresidente José Mujica —el Fondes— creado en 2012, prestó un total de US$ 70 millones a la fecha y apoyó a 28 proyectos.

Días atrás, el diputado Gonzalo Mujica informó que votará la investigadora por los negocios con Venezuela y las pérdidas del Fondes y advirtió que no estaba dispuesto a pasar por alto que el organismo prestó US$ 70 millones, de los cuales US$ 65 millones fueron a pérdida. "Una institución debuta con estas pérdidas, ¿ y no vamos a investigar nada?".

No hay comentarios:

Publicar un comentario